Anan: la increíble embarcación de los yamanas


Hace más de 6.000 años, en el extremo sur del continente americano, existió un pueblo nómada que, entre los fríos más gélidos de la zona austral, desarrolló una cultura marítima que hasta el día de hoy sorprende.

Los yamanas fueron recolectores, cazadores y pescadores que organizaron su vida en torno a las costas. Mientras los hombres recolectaban y cazaban lobos marinos, las mujeres se adentraban en el corazón de la zona austral, buceando entre las corrientes para encontrar mariscos.

Debido a sus rutas de desplazamiento, que iban desde el sur del Estrecho de Magallanes hacia las islas adyacentes al Cabo de Hornos, los yamanas consideraban a sus canoas como elemento esencial de la vida.

Anan: estilo de vida

Las llamadas anan -medio de transporte marino- debían ser construidas para ser livianas y resistentes, es por eso que su elaboración era tan meticulosa. La corteza del coigüe magallánico proveía a los yamanas de la materia principal para construir sus canoas. Durante el proceso de creación, las capas eran humedecidas para luego ser pasadas al fuego y así generar la forma curva.

El ensamblado se hacía con costuras en espiral, utilizando fibras de la corteza de los troncos de los ñirres, las cuales garantizaban la resistencia y flexibilidad de la canoa. Los maderos de los bordes estaban hechos del árbol Maytenus magellanica, así como las varas transversales, las cuales unían con barba de ballenas.

Para este pueblo nómada, el anan constituía más que una simple embarcación, era el símbolo de su cultura, un hogar a través del cual navegaban las heladas aguas de la zona magallánica. Prueba de lo anterior es la forma y características que tenía la canoa.

El anan era construido de forma que tuviera 7 secciones. Entre ellas se encontraban espacios para los utensilios de pesca, agua potable, fuego para cocinar, lugar para descansar e inclusive una pequeña “bodega” en donde podían guardar aquellos elementos que no les cabían en la proa, como canastos, leña, cuero de lobo, entre otros.

Pueblo de mar

Organizados en sistemas de grupos familiares, los yamanas desarrollaron avanzadas técnicas y herramientas de caza que les permitieron vivir bajo condiciones tan adversas como las que se presentan en la zona sur del continente. La mística de este pueblo, evidenciada en su relación con el hielo, el agua y el entorno natural, es uno de sus rasgos más característicos.