El arte rupestre en la Patagonia chilena


El arte rupestre son representaciones gráficas hechas sobre rocas que, en su momento, buscaron funcionar como puente de comunicación entre etnias. En ellos retrataron sus costumbres, cultura, política o atributos geográficos, siendo hoy el recuerdo y la imagen de los pueblos originarios del país.

 

Arte rupestre en Chile

 

En Chile existen diversos lugares donde hay marcas rupestres de la época precolombina. Aparecen figuras de personas y animales, especialmente en escenas de caza, pesca y recolección. Las pinturas son de un color rojizo, sin embargo, hay algunas que introducen el negro, el amarillo y el verde.  El color de los gráficos dependía de las materias primas que se encontraban en la zona, por lo que en algunos casos usaban frutos, sangre animal, savia de plantas, o, incluso, carbón, ocre y caliza.

 

¿Dónde encontrarlos?

 

La Patagonia, destacada por tener algunas de las pinturas más simbólicas a nivel nacional, conserva muestras culturales que evidencian la historia de los pueblos tehuelches y alacalufes.  Algunas de las representaciones más populares están al sur de la ciudad de Chile Chico, en la famosa Cueva de las Manos.

Estas imágenes son consideradas las más antiguas de América del Sur, con al menos 10 mil años de antigüedad, y se piensa que fueron hechas por antecesores de los tehuelches. Lo más característico son los dibujos de manos, la imagen de un guanaco amamantando a su cría y las grecas, hechas a base de pigmentaciones rojas, blancas y amarillas.

En el desierto de Atacama también hay numerosas pinturas rupestres. En ellas se muestran animales, como el lobo marino, tiburones, delfines, y ballenas, arponeados en color rojo y de grandes dimensiones en comparación con los objetos y personas también representados. Los elementos que utilizaban para sus actividades eran balsas y arpones, hechos a base de conchas, huesos, cobre, lobo marino, entre otros materiales.

Por otro lado, uno de los descubrimientos más recientes del sur de Chile se dio en un pantano de la bahía Yendegaia. Se consideran pinturas rupestres de más de 5 mil años de antigüedad del pueblo Yagán, grupo étnico del estrecho de Magallanes.

Es de indudable importancia la conservación de estos lugares, ya que son el reflejo y el legado más antiguo de los pueblos sudamericanos. Estos sitios están habilitados para los turistas, con el objetivo de poder apreciar el testimonio de culturas ancestrales, un patrimonio digno de admirar y conocer.