Artesanías en la Patagonia chilena


Los pueblos originarios de la Patagonia chilena se destacaron por la elaboración de artesanías hechas de materias primas que encontraban a su alrededor. Algunos de los materiales más recurrentes fueron la madera, la piedra y la greda, dependiendo de la región, los cuales se utilizaron para producir herramientas de uso doméstico, vestimenta, joyería, esculturas, entre otros objetos.

A pesar de que la mayoría de estas piezas fueron elaboradas para resolver necesidades del momento, actualmente representan la cultura y tradición de dichos pueblos, siendo el reflejo de los paisajes y las técnicas milenarias que siguen manteniéndose hasta nuestros días.

 

Artesanía típica

 

Sin duda, cada región en Chile tiene su propia producción artesanal, sin embargo, se destacan los trabajos en arcilla, cuero, cerámica, plata, así como en lanas y maderas. En la localidad de Chapilca, al sur de Chile, se siguen elaborando prendas de vestir y textiles usando lana de oveja y telares con pedal; mientras que, al norte, en Combarbalá, se utiliza la roca combarbalita— de origen volcánico— para la creación de joyas, menajes de cocina e, incluso, figuras étnicas.

El tallado en greda también es una de las técnicas más populares en Chile, especialmente en la localidad de Pomaire. Este material es una cerámica rojiza y brillante utilizada en la creación de vasijas, platos, entre otros objetos. No obstante, en la localidad Quinchamalí también se hacen trabajos con este material, los cuales se caracterizan por su color negro y los detalles en flores.

Además del uso del telar, también se sigue utilizando el palillo y la arpillera para el diseño de cuadros coloridos y artículos como alfombras, bufandas, faldas, calcetines, y más, sobre todo en localidades como Quinchao y Chaigüe.

 

La herencia de los yamanes

 

Los yamanes, pueblo representativo de la zona austral, se ha destacado por más de 6000 años en la elaboración de cesterías. El material para la producción es un junco nativo llamado Mapi, el cual crece en los humedales y turberas de la región de Magallanes. La técnica consiste en calentar los juncos en fuego para que sean más dóciles a la hora de tejer; se utilizan tres tipos de punto de tejido, dependiendo de la resistencia que se busque en la cesta.

Como ya se mencionó, el origen de las artesanías surgió de una necesidad doméstica, aunque también de un gusto decorativo, lo que las ha llevado a preservarse hasta nuestros días.