¿Dónde poder ver los increíbles pingüinos magallánicos?


Los pingüinos de magallanes o pingüinos patagónicos, son aves que fueron descritas y documentadas por primera vez en 1520 por Antonio Pigafetta, miembro de la expedición de Fernando de Magallanes. Se pueden encontrar en Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y las Islas Malvinas. Si bien su apariencia es similar a la de otros pingüinos, estos animales poseen ciertas particularidades que los hacen sobresalir.

 

¿Dónde encontrarlos?

 

Se aglomeran en las costas de la Patagonia, desde Chile hasta Argentina, así como en Uruguay y Brasil en determinadas estaciones del año. Se han visto además en las Islas Malvinas, Australia y Perú. Sin embargo, si eres amante de la fauna marina y estás de visita en Chile, el mejor lugar para verlos es en Islote Conejos, ya que pueblan sus playas durante el verano, permitiendo observarlos y fotografiar.

 

Apariencia

 

Al igual que la mayoría de este tipo de aves, los pingüinos de magallanes poseen colores negros y blancos, sin embargo, portan una franja blanca en los ojos, la cual baja por las orejas y cierra en la barbilla, a modo de antifaz. Un color rosa pálido adorna el lagrimal de sus ojos, suavizando sus facciones.

En su pecho poseen dos franjas negras al nivel del cuello, una de las cuales tiene la apariencia de una U invertida. Finalmente, sus patas se encuentran pintadas de un rosa pálido escondido entre manchas negras y garras grandes.

 

Comportamiento

Los pingüinos de magallanes son muy sociables. Permanecen en grandes grupos y se alimentan de crustáceos, calamares, anchoas y sardinas. Pueden sumergirse en el agua hasta 180 metros de profundidad y conservan el calor gracias a su compacta grasa, plumaje y una glándula en la base de la cola, la cual produce aceite para lubricar su cuerpo.

Su comportamiento reproductivo inicia en septiembre, con la búsqueda de suelos blandos y resguardados, tras lo cual construyen el nido, se reproducen y empollan máximo dos huevos, los cuales son cuidados tanto por el macho como la hembra. Luego de 42 días nacen los pichones. En abril inician la migración hacia mares uruguayos y brasileños, en busca de aguas templadas.

Su lenguaje es interesante y fantástico, ya que a pesar de su pequeño tamaño, emiten sonidos fuertes, similares al rebuzno de un asno. Estos sonidos pueden expresar alegría, peligro y señales de amenaza.