La historia del barco alemán del Fiordo de Quintupeu


El SMS Dresden fue un crucero de la Marina Imperial alemana, hundido en Juan Fernández por la tropa inglesa el 14 de marzo de 1915. Cumplió varias misiones por el Pacífico americano y participó en la batalla de las Malvinas durante la Primera Guerra Mundial, el 8 de diciembre de 1914, siendo el único barco alemán sobreviviente. Pero ¿qué fue de él entre aquella batalla y su hundimiento?

 

Tesoro del Dresden

 
A principios de 1914 y en plena revolución mexicana, el SMS Dresden se utilizó en la evacuación de alemanes radicados en México. Para proteger sus bienes, resguardaron joyas, oro y dinero en un baúl para ser puestos a salvo en un banco alemán en cuanto el Dresden volviera a su país.

Sin embargo, en el trayecto el Dresden fue advertido del inicio de la Primera Guerra Mundial. Se reabasteció en China y volvió a las costas americanas para reunirse con la flota de sus connacionales con rumbo a Cabo de Hornos.

Después de una gran victoria sobre la flota inglesa en la batalla del Capitán, los alemanes decidieron dirigirse a las Malvinas, que era territorio inglés, seguros de que podrían apoderarse de las islas.
 

Batalla en las Malvinas

 
Al llegar a las Islas Malvinas, los alemanes fueron sorprendidos por numerosos barcos ingleses dentro de la bahía, lo cual terminó con sus planes de desembarco. Cuando los alemanes se disponían a atacar recibieron la insólita orden de “rehusar el combate”. Se dio una persecución en que todos los navíos alemanes, a excepción del Dresden, fueron hundidos.
 

Fiordo de Quintupeu

 
Después de la batalla, el Dresden se mantuvo oculto del la marina inglesa en los estrechos canales de la Patagonia durante varios meses, sobreviviendo de la pesca y caza. Un alemán radicado en Chile y gran conocedor de la zona llamado Albert Pagels, ayudó a reabastecer de carbón y trasladar el buque a diversos puntos de la región.

Su último escondite fue el fiordo Quintupeu el cual tiene una entrada muy estrecha de apenas un cable de ancho (185.2 mts). Está rodeado de acantilados de unos 600 mts de altura. En este lugar pudieron abastecer el agua de sus calderas en sus hermosas cascadas.

Fueron auxiliados por un grupo de alemanes que llevaban víveres, carbón y refacciones. En ese momento pudieron empezar con el desmantelamiento de piezas dañadas para repararlas. Durante su estancia en el fiordo Quintupeu prevaleció un ambiente festivo con los pobladores de la zona con quienes hicieron buena amistad, organizando frecuentes comilonas y fiestas.  

No se sabe a ciencia cierta lo que sucedió con el baúl lleno de joyas. Algunos tripulantes del barco afirmaron que fue lanzado al agua antes de dejar el fiordo. Durante años varios buzos han intentado localizarlo sin éxito.
 

Huída y hundimiento

 
Zarparon el 14 de febrero de 1915, dejando atrás buenos amigos y muchas enamoradas. Trece días después tienen oportunidad de abordar un velero inglés y hundirlo.

El 8 de marzo divisan el buque inglés Kent que los sigue muy de cerca. Al día siguiente desembarcan en una isla del archipiélago Juan Fernández.  El 14 de marzo a las 8:30 AM son rodeados por 3 buques ingleses que rompen fuego contra el solitario crucero alemán. El Dresden se hunde por la proa 3 horas más tarde ante la atónita mirada de sus tripulantes desde los botes.
 


 
Skorpios es una de las compañías que ha dado a conocer la historia de este barco alemán entre los turistas que visitan la patagonia, en su recorrido llevan al turista para apreciar los vestigios de aquel enfrentamiento y experimentar la sensación de grandeza de los tremendos cerros que rodean al fiordo.