Los fiordos de la Patagonia Chilena


Viajar es uno de los mayores placeres que tiene el ser humano. En particular, Chile cuenta con una gran cantidad de lugares para conocer y descubrir; cada uno de ellos con su propio encanto y características únicas para cada tipo de viajero.

Por ejemplo, los amantes de la naturaleza hallarán en los fiordos chilenos una excelente opción para rodearse de paisajes únicos. Se trata de estrechas entradas de mar con una gran profundidad (superior a 200 metros), que los glaciares dejaron durante su erosión y hoy se pueden recorrer en distintos medios de transporte. Se suman a este paisaje patagónico las montañas, los lagos y las islas que caracterizan a la zona comprendida entre Puerto Montt y Cabo de Hornos, que con sus ventisqueros, campos de hielo, canales y bahías completan un entorno de ensueño, y que es considerado por muchos, como una de las zonas más hermosas del sur de Chile.

 

¿Cuáles son los principales fiordos chilenos?

Entre los fiordos austral podemos encontrar el Quitralco, que en lengua Mapuche significa “aguas de fuego”. Se asoma rodeado por paredes heladas y se puede llegar a él a través de barcos, lanchas y cruceros muy confortables, como los Skorpios.

Otro de los fiordos de la Patagonia chilena es el Calvo: se encuentra aproximadamente unos 25 kilómetros al interior de la Cordillera de los Andes, rodeado de un paisaje prístino de naturaleza virgen. Aquí encontramos lanchas y embarcaciones que permiten acercarse para apreciar cabalmente la fauna que habita esta reserva natural, rica en especies marinas vertebradas e invertebradas.

Una de las elevaciones más bellas de la zona es el fiordo Quintupeu, un auténtico jardín del Edén perdido en la zona más austral de Chile. En donde es posible maravillarse entre cascadas, alerces e imponentes volcanes, como el Yates y el Hornopirén.

Pero si hablamos de fiordos chilenos, no podemos dejar de mencionar al Fiordo de las Montañas, y la península que lleva el mismo nombre. Desde él se puede apreciar al glaciar Paredes, uno de los más impresionantes de la región. La zona es muy propicia para los amantes del kayak, quienes encontrarán en ella el perfecto escenario para sus aventuras.

Estas asombrosas formaciones naturales destacan por su gran profundidad, y dentro de los fiordos de la Patagonia chilena contamos con uno de los más hondos a nivel internacional: el del canal Messier, que cuenta con 1270 metros.

Si te vas a aventurar a la travesía de recorrer los fiordos austral, se hace imperdible hacer una buena degustación de la gastronomía típica del sur. Probar el cordero magallánico asado “al palo” en una estaca con mucho fuego, o una rica centolla austral acompañada de un buen vino, será una obligación si pasas por allá.

La Patagonia chilena es una auténtica maravilla natural, cuya belleza es casi inexplorada. En ella predomina un pacífico silencio, interrumpido a ratos por el sonido del viento y las vertiginosas caídas de agua. La contemplación de alerces, situados en medio de impresionantes formaciones rocosas y de hielo, constituyen un paisaje sobrecogedor y una gran experiencia para recordar.

 


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *