Francis Mallmann y su sabor de la Patagonia


Siendo sinceros, una de las principales razones por las que emprendes un viaje es porque quieres conocer lugares y paisajes que has visto en fotos, los cuales lograron cautivarte inmediatamente y, por ello, decides verlos con tus propios ojos. No obstante, también otro de los motivos para visitar un nuevo destino está muy ligado a degustar la comida típica de la zona.

Si bien, los platillos que más llaman la atención a los turistas que visitan la zona austral, la Patagonia chilena, son aquellos hechos con productos del mar en su mayoría, como lo son el curanto, la trucha, el caldillo, mariscos y salmón.

La comida hecha con productos del mar es una delicia que cautivaría a cualquiera que estuviese dispuesto a disfrutarla. Sin embargo, hay un plato que no se realiza con los productos del mar, pero que llama la atención y curiosidad de cada turista que viaja a la zona: el “cordero patagónico”, conocido como “asado de palo”; el cual se ha convertido en uno de los platillos más emblemáticos del mundialmente aclamado chef Francis Mallmann.

 

Francis Mallmann, el mejor asador del mundo

 

Si has visto el documental “Chef’s Table” de Netflix, sabrás que Francis Mallmann es un chef argentino que reside en una isla secreta de la Patagonia, cuya especialidad es la carne asada, especialmente, la de cordero patagónico.

Mallmann es un especialista en el arte culinario de la barbacoa, y sus asados de palo son lo más característicos de su cocina, cabe decir que le ha cocinado a David Beckham, al rey de España y a la familia real holandesa. ¿No te parece genial?

Dueño de siete restaurantes a lo largo del continente sudamericano, es reconocido como uno de los chefs más queridos y apreciados por su desplante culinario. En su juventud, trabajó como DJ en un club nocturno, durmiendo en un pequeño cuarto sobre este. Luego, se mudó a California y ejerció trabajos como carpintero, controlador de plagas y jardinero, antes de volver a su ciudad natal a la edad de 18 años.

A esa edad estuvo dispuesto a abrir su primer restaurante. Emprendió un viaje a París, donde trabajó en un restaurante de tres estrellas Michelín, así que al volver a Argentina, causó furor en su restaurante con sus platos clásicos de la gastronomía francesa.

Mallmann siempre dijo que el fuego era lo que prendía su pasión, aquel que solía ver cuando era más pequeño, ese que en sus palabras “encendía una gran fogata dentro de él y su inspiración en la cocina”. Algo bastante poético.

 

Asado de palo de Mallmann, imposible de igualar

 

La pasión del chef es cocinar a la intemperie, ya que él mismo ha dicho que no cambiaría la Patagonia por París, así que hazte una idea de cuánto le agrada el ambiente natural.

Mallmann sabe tan bien cómo hacer un asado que, si te das la oportunidad de comer un asado de palo hecho por sus propias manos, te darás cuenta de que el deleite que deja en tu paladar es inigualable. Ese es su gran secreto, conocer y apasionarse por el fuego.

Y es por eso que es posible para ti conocer la cocina al aire libre de Mallmann si tomas la Ruta Kaweskar de Skorpios, donde recorrerás los hermosos e inigualables paisajes de la Patagonia y tendrás la oportunidad de degustar un plato tan característico y tan deseado: el cordero asado de palo.

Con Skorpios tendrías un deleite seguro por hermosos paisajes… ¡y exquisita gastronomía local!