Imponentes y al alcance, recorriendo los glaciares de Chile


Chile es sinónimo de paisajes llenos de contrastes, de naturaleza inspiradora, de mar y de montaña. Su figura alargada está delineada por su extensa costa por un lado y la cordillera de los Andes por el otro. En este país extremos uno de sus grandes atractivos son los glaciares: un fenómeno natural que maravilla a quienes tienen la suerte de presenciarlo. 

 

Poseer glaciares no es algo insignificante, si se considera que el 70% de la reserva de agua dulce mundial se encuentra en glaciares, y el 10% de la Tierra está cubierta por ellos. Y no solo eso: el 80% de los glaciares de Latinoamérica están en Chile, cubriendo una extensión de 21.647 km2.

 

Los glaciares contribuyen a proveer a los ríos y lagos de agua, alimentándolos en verano y durante las sequías. Además, los glaciares de roca -ubicados en zonas áridas y de alta montaña- son la fuente primordial de reserva de agua para el norte y centro del país. 

 

Estas impactantes masas de hielo comprimido se forman por acumulación a lo largo de miles de años en la superficie de la tierra, ya sea en zonas de alta montaña (glaciares alpinos) o en regiones polares (inlandis o casquetes glaciares).   

 

A pesar de su apariencia estática, los glaciares se mueven. La parte inferior de los glaciares se desliza lentamente, desde centímetros a pocos miles de metros por año. Son como ríos de hielo que esculpen el territorio por el que se desplazan, pues erosionan la superficie y arrastran rocas y tierra. 

 

Chile, paraíso de hielo

 

Los glaciares en Chile se encuentran en tres zonas: en la Cordillera de los Andes, en la Zona Austral y en las regiones de Coquimbo, Valparaíso y Santiago. 

 

En la zona Austral se encuentran los Campos de Hielo Norte y Campos de Hielo Sur,  las mayores áreas glaciares de América del Sur. Los glaciares de esta zona son templados y su derretimiento es más acelerado, a diferencia de los que están en la cordillera, que son fríos y tienen derretimiento reducido. 

 

El Parque Nacional Laguna San Rafael cubre un territorio de unas 1.742.000 hectáreas y ha sido reconocido por la UNESCO como una Reserva Mundial de la Biósfera. En él se encuentra el glaciar San Rafael, que tiene casi 30 mil años de antigüedad y es famoso mundialmente por su tamaño: mide 2 kilómetros de ancho, 20 de largo y tiene una muralla gélida de unos 50 metros.

 

El glaciar Jorge Montt se ubica en la sección norte del Campo de Hielo Sur, siendo la principal puerta de entrada al mismo. Su superficie es de casi 450 km2, y es uno de los atractivos de Tortel, en la Región de Aysén. Este glaciar ha cambiado notoriamente, pues se ha formado un fiordo de unos 22 kilómetros a su alrededor, lo que a su vez provoca desprendimientos de témpanos. 

 

Si de tamaño se trata, el glaciar Pío XI -también llamado glaciar Brüggen- es el glaciar más grande del hemisferio sur fuera de la Antártida. Consta de 1265 km2 de superficie, el equivalente de la extensión de la capital,  Santiago. Es parte del conjunto de glaciares que se desprenden del Campo de Hielo Sur. 

 

Por su parte, el glaciar Grey tiene 6 kilómetros de ancho y alrededor de 30 metros de altura dividido en dos frentes. Está ubicado en los Campos de Hielo Sur y se caracteriza por su coloración azulada y en ciertas partes un tono gris, producto de la abrasión. 

 

Navegar buscando glaciares

 

Para visitar los glaciares es posible hacerlo vía marítima a través de los Cruceros Skorpios. Disponen de dos rutas para explorar y fascinarse con este paisaje natural: Chonos y Kaweskar.

 

La Ruta Chonos de Skorpios zarpa desde Puerto Montt y atraviesa los archipiélagos de Llanquihue, Chiloé y Aysén, las termas de Quitralco, Puerto Aguirre, Quemchi, Islote Barrientos, Islote Conejos y Dalcahue. Finalmente ingresa en la laguna y fondea a 2 kilómetros del glaciar. En total son 800 millas de asombrosa navegación por archipiélagos, canales y golfos, donde se puede apreciar este espectáculo de la naturaleza. 

La Ruta Kaweskar de los Cruceros Skorpios recorre desde Puerto Natales los canales y fiordos magallánicos de los Campos de Hielo Sur, realizando desembarcos en los glaciares Amalia, El Brujo, Bernal, Alsina y el Fiordo Calvo. En total se visitan unos 15 glaciares, se recorren 380 millas y se realizan caminatas y contemplación de este fenómeno natural y de la diversidad de la flora y fauna salvaje de la Patagonia.