¿Qué se está haciendo para preservar los glaciares en Chile?


Los glaciares son masas de hielo formadas por acumulación de nieve comprimida. Estos gigantescos bloques de agua en estado sólido son igual de importantes que su estado líquido por varias razones: tienen una función primordial en la regulación de la temperatura del planeta, son fuente de recarga de acuíferos naturales y además, los glaciares constituyen la principal reserva de agua dulce (24.4 km3, lo que representa el 69.6% de total de agua dulce en la Tierra).

El área total de los glaciares en Chile abarca aproximadamente 23,000km2, esto representa el 80% del total de masas de hielo en Sudamérica. Actualmente, 90% de los glaciares se encuentran en retroceso y adelgazamiento. A pesar de que este proceso se podría considerar como algo geológicamente normal, lo cierto es que se ha acelerado de manera preocupante en los últimos 30 años, e incluso se ha duplicado en los últimos 10 debido al cambio climático. El aumento de la temperatura en el planeta y las actividades industriales que se realizan cerca de la zona, como la minería, representan las principales amenazas para los glaciares de Chile.

 

Iniciativas para la protección de los glaciares en Chile

glaciares en chile

A pesar de la importancia de los glaciares para la supervivencia del ser humano y otras especies, la legislación para su protección alrededor del mundo es sumamente escasa y no existe ningún tratado internacional para su preservación.

Desde hace más de 10 años se han presentado varias iniciativas de ley que han sido bloqueadas. La primera surgió en 2005, tras aprobarse el proyecto minero Pascua Lama, que en un principio contemplaba intervenciones en tres glaciares. La ley no prosperó y fue archivada. En 2006 un grupo de senadores presentaron un proyecto de ley respaldado por varias instituciones ambientalistas, pero una vez más fue rechazado por el Ejecutivo. En ambos casos, la industria minera estuvo involucrada en su bloqueo.

 

La Ley de Glaciares

 

En 2014 un grupo de diputados conocidos como “la bancada glaciar” planteó un nuevo texto de ley, al cual, después de ser revisado por el Ejecutivo, en 2015 este le dio una “indicación sustantiva” que marcaba cambios a la ley propuesta. La bancada glaciar afirmó que estos cambios desvirtuaban la intención original de la propuesta para favorecer los intereses de la minería. En 2016, el diputado Gabriel Boric y organizaciones socioambientales rechazaron la ley porque no protegía a la totalidad de los glaciares, y pidieron que el tema se aborde de manera integral a través de una nueva ley.

Desde 2016 la Ley de Glaciares se encuentra detenida en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, a pesar de las modificaciones realizadas por el Ejecutivo, con las que se deja sin protección a los glaciares más vulnerables, ya que solo se estarían protegiendo aquellos dentro de parques nacionales.

Al día de hoy, el futuro de los glaciares de Chile es incierto, lo que sí es un hecho es que marchamos a contrarreloj para reconocer su importancia como reservas de agua dulce y establecer una legislación que proteja a los glaciares en su totalidad, en la que no influyan intereses particulares.