El Hijo del Canelo: el héroe kawashkar


Entre las historias de los pueblos originarios de Chile, hay una muy curiosa de la cultura kawashkar. ¿Quieres conocerla? Aquí te la contamos.

 

La historia del hijo del Canelo

 

En esta leyenda kawashkar se cuenta que los hombres vivían atemorizados por las grandes bestias de la Patagonia y con mucha razón, aniquilaron a todos los clanes y ya no quedaban mujeres. Tan solo dos hombres habían sobrevivido a las matanzas de los pulpos, ballenas y gaviotas de gran tamaño. Lo único que quedaba era un solo árbol, un Canelo, y un día de allí nació, a partir de su semilla, un hombre.

Estos dos hombres un día oyeron el llanto de un infante justo debajo del Canelo y lo rescataron para darle de comer y criarlo. La sorpresa es que después de unos pocos días ese pequeño niño se volvió un hombre. Fue apodado el hijo del Canelo porque este decía que el árbol era su madre y por esa razón no quería que nadie lo tocara.

 

Y el hijo del Canelo se volvió un héroe

 

Los animales ya empezaban a temerle, ya que era muy alto; justo por eso lo llamaron Alape, que significa “largo”. Los dos hombres que lo criaron no querían que saliera de la choza por temor a que los grandes monstruos lo tragaran; sin embargo, esto más bien causó curiosidad en el hijo del Canelo y armado de un arpón se fue a cazar a estos engendros que habían devorado a las personas.

Los empezó a matar uno a uno hasta que no dejó rastro de estos monstruos. En una oportunidad, Alape descubrió el fuego al frotar dos palitos. Esto asustó mucho a sus compañeros porque no estaban acostumbrados al calor, pero después se percataron de que el fuego los mantenía bien abrigados durante la noche.

Si bien, ellos pensaban que estaban solos en el mundo, hasta que un día apareció un hombre sin ropa acompañado por su mujer e hija. Con esta hija se casó el hijo del Canelo y tuvieron un hijo llamado arcoíris.

 

El hijo del canelo y la cultura kawashkar

 

Esta historia es un reflejo de la cosmovisión de este pueblo que durante muchos años les tocó vivir duras condiciones, especialmente los climas con temperaturas muy bajas. Sin embargo, el estilo de vida de este pueblo se adaptó al entorno, incluso su dieta.

No necesitaban mucho para vivir, tan solo una choza portátil que hacían a partir de los cueros del lobo marino y las ramas de los árboles, una canoa y utensilios de pesca para cazar sus propios alimentos.

En tu visita a la Patagonia chilena podrás conocer algunos lugares donde vivía este pueblo que poco a poco fue desapareciendo por culpa de la conquista y la colonización europea. Además, las enfermedades y plagas que trajeron los europeos diezmaron a muchos de estos pueblos hasta su extinción.

A través de los cruceros Skorpios puedes conocer parte de la tierra del fuego y darte una idea de la manera cómo vivían estas etnias sudamericanas, que tuvieron que enfrentar la cruda naturaleza y la ambición del hombre ante la conquista de nuevos territorios.