El Huemul, un misterioso habitante de la Patagonia chilena


La Patagonia chilena alberga en sus áreas naturales una gran biodiversidad de la que forma parte el Huemul o Hippocamelus bisulcus, por su nombre científico. Se trata de una de las tres especies de ciervos originarios de Chile, cuya contemplación es un verdadero privilegio.

Especie en peligro de extinción

La caza ilegal, la modificación de su hábitat y otros factores de riesgo, han hecho disminuir su población, estimada actualmente en menos de 2.000 huemules entre Chile y Argentina. Por tales motivos, desde 1996 la Ley  N° 19.473  prohíbe su caza y comercialización.

Al día de hoy, está clasificada en peligro de extinción y permanece en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), por lo que se han implementado diversas iniciativas de protección.

Conociendo al Huemul 

El Huemul tiene un pelaje grueso y abundante que cambia de color según la estación del año. El tono puede variar entre café oscuro y claro, o amarillo con partes grises. Por otra parte, tiene cola corta, orejas largas y en períodos reproductivos el macho desarrolla cornamentas.

Se alimenta de hojas tiernas de hierbas, árboles y arbustos, y algunas poblaciones habitan entre las regiones de Aysén y Magallanes —al sur de Chile— en el Parque Nacional Bernardo O’Higgins. No obstante, recientemente fue descubierta una pequeña camada en la región de Los Lagos. 

Mamífero heráldico 

Por ser una especie exclusiva de Chile, el presidente José Joaquín Prieto asumió la imagen del Huemul como símbolo de originalidad y distinción. También existe la teoría de que, por su carácter salvaje e impetuoso, el Huemul simboliza lo indómito del pueblo chileno.

Sin embargo, algunos consideran que en la composición gráfica del Escudo Nacional, donde aparece acompañado por el Cóndor y la frase “Por la razón o la fuerza”, el Huemul representa la razón y el Cóndor la fuerza.

Todo lo anterior, sumado a la riqueza del ecosistema de la zona austral, hace de la Patagonia chilena un territorio mágico y especial que merece ser conocido.