La singularidad de la arquitectura de la Isla Chiloé


Si has tenido la oportunidad de visitar la Isla de Chiloé seguramente notaste la particular arquitectura que se encuentra en este mágico lugar. De hecho, las características de las construcciones son únicas en el mundo, desde sus casas, iglesias e inolvidables palafitos, lo que lo vuelve un lugar imperdible.

¿Qué hay detrás de la arquitectura de la Isla de Chiloé?

Aunque muchos no lo sepan, la arquitectura chilota es tan rica que incluso existe una corriente arquitectónica conocida como Escuela Chilota de Arquitectura. La base de ésta es la madera, debido a que los artesanos locales tienen una habilidad increíble para trabajar éste y otros materiales de origen natural.

Durante el siglo XVII cuando sacerdotes jesuitas desembarcaron en el archipiélago, se buscó recrear ornamentación y estructuras de modelos europeos con materiales como el mármol, por ejemplo. La capacidad de adaptación y transformación de los isleños fue impresionante, que crearon construcciones bellas y duraderas, aun con nuevos materiales.

De hecho, el aislamiento de la isla y su geografía desbordante en madera le ha permitido sobrevivir, siendo parte de su economía y del desarrollo local. El trabajo tanto de arquitectos y de carpinteros isleños ha ido pasando de generación en generación y continúa siendo parte esencial de la vida cotidiana de la isla de Chiloé.

¿Qué debemos observar en la isla? 

1. Los palafitos

Representados en varias postales representativas de Chiloé, los palafitos se construyeron en abundancia hasta los años sesenta. Se caracterizan por ser coloridos y estar elevados sobre pilotes de madera en la orilla del mar.

2. Iglesias chilotas

Declaradas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, estas edificaciones son el resultado de una mezcla de la cultura española y huilliche. La mayoría de estos templos fueron construidos a mediados del siglo XVIII y principios del siglo veinte. Se pueden observar manifestaciones del estilo barroco, neogótico y neoclásico dentro de las distintas iglesias con aportaciones propias de los arquitectos isleños.

3. Casas con tejuela

La utilización de tejuelos de alerce para cubrir construcciones es un aspecto clave dentro de la arquitectura chiloense. Este se puede admirar en casas sencillas en el ámbito rural y urbano. Curaco de Vélez es el mejor lugar para visitar varias casas de tejas. A su vez, se observan varios tipos de madera como el manió o pellín, así como del Ciprés.