Mitos y Leyendas de la Patagonia Chilena


A lo largo del país existen cientos de mitos y leyendas fascinantes, pero son los mitos de la Patagonia los que llaman más la atención, ya sea porque se ambientan en paisajes de ensueño o porque siguen sumamente vigentes entre la población.

Dentro de la vasta lista, hay cuatro historias que se destacan entre las demás, aumentando el valor cultural de la zona.

 

La Isla Friendship

 

En la década de los 80 se conoció el caso de un santiaguino que, de forma milagrosa, fue curado del cáncer que tenía por unos seres alienígenas de aspecto nórdico. Se supone que estos seres viven en el sur de Chile, en la llamada Isla Friendship.

Se trata de una supuesta congregación religiosa alienígena que elegía quienes podían visitarlos, y los llevaban por los canales de la Patagonia.

Muchos, hasta hoy en día, están en la búsqueda de la famosa isla, aún sin tener éxito.

 

La Doncella Calafate

 

Entre todos los mitos de la Patagonia, La Doncella Calafate es el más popular; habla sobre una doncella Tehuelche llamada Calafate, que se enamora perdidamente de un joven Selk´nam durante la estancia de éste en el pueblo Tehuelche.

Este amor prohibido fue separado por medio de la magia de un chamán, convirtiendo a la joven en un arbusto conocido como Calafate. Pero los espíritus se apiadaron del joven y lo convirtieron en ave para que recorriera la zona más rápido, hasta encontrarla. Se dice que cualquiera que pruebe el fruto del Calafate volverá por más.

El Dedo del Indio Patagón

 

La famosa estatua del Indio Patagón se encuentra en la Plaza de Punta Arenas, y cuenta la leyenda que si se besa su dedo gordo, se podrá obtener protección y buena suerte en los viajes, además de poder volver a la zona.

Esto nace gracias a la historia de un marino que, al tatuarse un símbolo que tenía la estatua, tuvo suerte en sus viajes y volvió sano y salvo, contando su experiencia.

 

El Gualicho

 

Si sientes que algo te está controlando, o una fuerza maligna te rodea, puedes estar bajo el hechizo del Gualicho, un espíritu maligno que puede actuar a través de engaños, violencia o amor.

Dice la leyenda que la mejor forma de protegerse es rindiéndole tributos, ofrendas y sacrificios; o se le puede enfrentar, cabalgando ferozmente a través de su espíritu.