5 personajes mitológicos de Chiloé que tal vez no conocías


El archipiélago de Chiloé es un área reconocida no sólo por su belleza natural, sino también por su distintiva identidad cultural, que abarca desde la cocina, vestimenta y arquitectura, hasta el imaginario de sus habitantes. Los mitos de Chiloé son parte de este fértil imaginario, donde apariciones como el Caleuche y el Trauco nos transportan de inmediato a una tierra llena de magia y encanto. Si quieres saber más acerca de las leyendas chilotas, aquí te presentamos cinco personajes mitológicos de la zona que tal vez no conocías.

 

Mitos de Chiloé: personajes

 

1. CoñiPoñi

Esta criatura es un pequeño gusano gris que aparece en los tallos tiernos de las matas de papa, y se dice que trae buena suerte a quienes son padres. El dejar un CoñiPoñi bajo la almohada de un niño inquieto o quejumbroso, lo tranquiliza y hace que duerma plácidamente, mientras su mamá y papá realizan otras labores.

 

2. Cuchivilu

Con cabeza de cerdo y cuerpo de culebra, el Cuchivilu es un peligroso monstruo acuático. En algunas versiones vive en el mar, en otras en pantanos o cuevas, pero la tradición coincide en que es muy dañino. Recorre la costa para alimentarse y destruye los corrales de pesca, comiéndose los peces que allí se encuentren. Además, entrar en contacto con el agua por donde ha pasado el Cuchivilu puede transmitir infecciones, como la sarna y los sabañones.

 

3. Huenchula

Cuentan que originalmente era una bella joven de Cucao, que diariamente iba a buscar agua al pozo. Un día no regresó y su madre fue a buscarla, pero al ver las aguas del pozo revueltas y el cántaro roto, supo que a su hija la había raptado el Millalobo, señor de los mares. Un año después Huenchula regresó a casa con una criatura envuelta en los brazos, y pidió a su madre que la cuidara mientras se preparaba para recibir importantes visitas, con la condición de que no la mirara. La mujer no resistió la tentación y desenvolvió el bulto para mirar a su nieta, y al instante la criatura se transformó en agua. Al enterarse, Huenchula reprendió a su madre, recogió lo que quedaba de su hija y corrió desesperadamente hacia la costa; allí se encontró con el Millalobo, quien la consoló y le afirmó que su hija no estaba muerta. De los restos de la criatura surgió una hermosa muchacha a la que llamaron Pincoya, y Huenchula vivió para siempre con ellos en el mar.

 

4. Ruende

En algunas versiones es similar a un perro, en otras un enano deforme, y se caracteriza por ser un aliado de los hombres feos. Si un pretendiente poco agraciado es rechazado por una mujer, puede acudir al Ruende; él irá donde la mujer deseada y la encantará con una poción llamada “llapuy” para que caiga rendida a los pies de su admirador.

 

5. La Voladora

Éste es el nombre dado a una bruja mensajera, quien tiene el poder de convertirse en ave. Para transformarse, debe seguir un cuidadoso ritual, frotando su cuerpo con ungüentos y vomitando sus entrañas en una olla. Convertida en huairavo, gaviota, garza, lechuza o cuervo, La Voladora surca los cielos nocturnos emitiendo fuertes gritos que anuncian muertes y desgracias.

Como hemos visto en estos ejemplos, los personajes de los mitos de Chiloé son variados y están muy ligados la geografía y modo de vida local, representando muchos de los temores y deseos que nos acechan a todos los seres humanos.