Los indígenas Yámanas en la colonización


Los indígenas Yámanas -también conocidos como Yaganes- fueron uno de los pueblos primitivos más australes que existieron en el mundo. Esta etnia, originaria del sector que comprende los canales y las costas sudoccidentales de Tierra del Fuego, se caracterizó principalmente por realizar un trabajo vinculado directamente a la caza y a la recolección marítima. Esto, casi siempre sobre el anan, una canoa hecha con cortezas de árboles.

 

Con respecto a los roles de género de los indígenas Yámanas, las labores estaban bien definidas. En cuanto a los hombres, su oficio consistía básicamente en la búsqueda de leña para el hogar, constituidos por chozas de pieles y una armazón de ramas de árboles. A la vez, cazaban lobos marinos y recolectaban bayas. En tanto, las mujeres se preocupaban de que el fuego siempre estuviera encendido, como también de bucear en los canales patagónicos con el fin de encontrar diversas clases de mariscos.

 

Si bien se hallaban en una de las zonas más agrestes del sur de Chile, esto no era razón para sentir frío. ¿Cómo lo lograban? Principalmente, porque cubrían gran parte de sus cuerpos con grasa de lobo, lo que los protegía del clima hostil. Asimismo, con el paso de los años, los Yaganes desarrollaron una resistencia natural a las temperaturas extremas, muchas veces, muy por debajo de los 0°C.

 

La colonización

Mixtura cultural

Puesto que los Yámanas se ubicaban dentro de las zonas más australes del continente, los primeros indicios de su existencia se remontan a 1826, y fue el vicealmirante de la Marina Real Británica Robert Fitz-Roy quien entregó diversos datos sobre esta etnia gracias a sus indagaciones en terreno.

 

Veinticuatro años más tarde de aquella expedición, parte de los misioneros de origen anglo se instauraron en la isla Picton, ubicada en el sector sudeste del archipiélago de Tierra del Fuego. No obstante, la misión fue un fracaso. Algo similar sucedió con la del pastor Phillips quien, en compañía de su grupo, murió producto de un asesinato en 1859.

 

Cinco años después, Thomas Bridges realizó lo mismo en la costa sur de Tierra del Fuego, pero este último sí tuvo mejor suerte y creó un hospital y una escuela en la zona. En 1869 se funda la misión de Ushuaia, lo que permite estimar la población en unas 3.000 personas. Para 1880, había cerca de 300 Yámanas que habitaban en esta área de manera estable, además de aproximadamente 1.500 que, anualmente, visitaban el sector.

 

Mixtura cultural

Mixtura cultural

Con la llegada de los inmigrantes comenzó una serie de cambios sociales dentro de la cultura de los Yámanas. En primer lugar, su población adquirió costumbres sedentarias al instaurar sus viviendas en espacios cerrados a la intemperie. A la vez, el uso de vestimentas generó un cambio significativo, ya que no acostumbraban, en general, a usar atuendos. Aquí es cuando se edifica el Puerto Toro -en isla Navarino- para conectar su poblado de manera directa con Punta Arenas.

 

Más adelante, a partir de 1891, Magallanes concedió terrenos a los colonos mediante concesiones provisorias -como el caso de la isla Navarino a Pedro García y Roberto Fernández- mientras que, a Carlos Williams, la isla Lennox.

 

A causa de las epidemias foráneas de la época, la población de indígenas Yámanas comenzó a reducirse de manera considerable. Hoy en día, sus costumbres originarias prácticamente no existen, y de su gente solo queda una representante: Cristina Calderón, considerada Tesoro Humano Vivo por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile.