La maravillosa experiencia de navegar entre glaciares


 

La experiencia inolvidable de navegar los fiordos patagónicos de la Ruta Kaweskar, destaca por sus impresionantes panorámicas de glaciares milenarios, montañas y bosques inmersos en canales por los que la nave Skorpios III se abre paso para descubrir los secretos del sur del mundo.

 

El tiempo se detiene entre un paisaje excepcional

 

La belleza de estas latitudes conmueve a los viajeros y la tripulación de las embarcaciones. IvanBerossy quien viajó desde los Estados Unidos para realizar este recorrido nos cuenta muy emocionado:

“Este es el lugar más maravilloso del mundo. Es como si el tiempo se detuviera cuando llegas aquí. Las caminatas son asombrosas, las vistas espectaculares y la comida excelente. Los tripulantes, por supuesto, son geniales.”

Para Vicente Giannini de Brasil, este viaje superó todas sus expectativas:

“Nunca imagine que hubiese tanta vida aquí. Estoy muy emocionado, este es un lugar único. Estoy muy feliz de haber venido, maravilloso”

 

La experiencia a bordo convierte la ruta en un recorrido inolvidable

 

“El viaje fabuloso, la atención incomparable, los paisajes excepcionales, algo que uno, si puede hacer una vez en su vida, debería hacerlo. La naturaleza en su demostración de grandeza, es increíble. El servicio buenísimo, la gente excelente, muy amable.”

Así describe Beatriz Ravest su viaje por la Ruta Kaweskar, una experiencia marcada por la atención a bordo, donde destaca el trato personalizado y cómo la tripulación se convierte en un pilar del viaje, logrando una sensación hogareña y cercana. Incluso el Capitán de la embarcación es destacado como alguien abierto a responder preguntas, con dedicación y gran capacidad de empatía hacia los viajeros, convirtiendo a cada uno de ellos en alguien especial.

 

Te hace comprender las implicancias del Calentamiento Global

 

El viaje del Skorpios III es un recorrido asombroso incluso para quienes trabajan en él. El médico a bordo Simón Ríos, también destaca la magnífica travesía y su tremendo valor contemplativo:

“Es mi segundo viaje, estoy muy contento, además estoy acompañado de mi madre. El lugar es maravilloso y tener la oportunidad de hacer un viaje así realmente conmueve y te hace también apreciar lo que estamos haciendo en este planeta, a la naturaleza…
… comprender que este glaciar hace 20 años atrás estaba más o menos a 1 kilómetro de distancia y tal vez más, te hace entender que el cambio climático sí existe y que en realidad es parte de todos nosotros la responsabilidad en poder contribuir a nuestro planeta ”

Una opinión similar es la de Alexander Mercado de Estados Unidos:

“El crucero ha sido muy entretenido, he conocido a mucha gente interesante y visto cosas increíbles que espero que algún día mis nietos puedan ver…
… pero eso no es seguro. Así que trabajemos en el cambio climático y detengamos el retroceso de estos increíbles glaciares”.