Sorpréndete con la flora y fauna de la Patagonia chilena


En medio de una gran diversidad de ecosistemas en uno de los lugares más australes del mundo, vive un sinnúmero de especies que conforman la rica flora y fauna de la Patagonia chilena. Estas especies han podido adaptarse al clima extremo y sobrevivir a las manos del hombre.

 

Conoce la flora y fauna de la Patagonia chilena

Lenga

 

Es una de las especies arbóreas más típicas de la Patagonia. Su crecimiento depende de su hábitat: cuando crece en sectores nevados presenta forma de arbusto, mientras que si lo hace en bosques lluviosos se transforma en un árbol de hasta 30 metros de altura.

 

Copihue

 

Esta flor de color rojo o blanco, similar a la azucena, nace de una planta trepadora que crece en los bosques a la sombra de los árboles desde Valparaíso al sur, siendo más frecuente verla en el extremo austral del país.

 

Calafate

 

Estos arbustos espinosos producen unos frutos similares a los arándanos que son los más famosos y apetecidos de toda la Patagonia, no solo por su sabor, sino también por su excepcional contenido de antioxidantes.

 

Pudú

 

Es uno de los ejemplares más pequeños de la familia de los ciervos, mide tan solo 40 cm de altura y pesa 10 kilos. Este delicado animal herbívoro es endémico de Chile y se encuentra en serio peligro de extinción debido a la vulneración de su hábitat.

 

Puma

 

En la actualidad quedan pocos especímenes de este felino americano producto de la depredación de su hábitat. Es poco probable verlo, ya que no suelen acercarse a los humanos. En Chile su población se encuentra concentrada especialmente en el Parque Nacional Torres del Paine.

 

Ranita de Darwin

 

Es una de las habitantes más pequeñas de los bosques lluviosos de la Patagonia. Modifican el color de su cuerpo para camuflarse con la vegetación del lugar, pero sin duda su característica más sorprendente es su forma de reproducción en la que el macho guarda los huevos en su boca hasta que nacen las crías.

 

Pingüino Magallánico

 

Este pingüino de tamaño mediano y oriundo de la Patagonia, migra por gran parte del continente sudamericano. De octubre a marzo es posible ver sus colonias en el Seno Otway e Isla Magdalena cerca de Punta Arenas.

Aprender la importancia de conservar esta reserva biológica es uno de los mayores regalos que se llevan quienes tienen la suerte de conocer la maravillosa biodiversidad de la Patagonia Chilena.