Calentamiento Global: ¿Cómo afecta a los glaciares?


En 1988 fue creado el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), cuya función consistía en analizar los riesgo del cambio climático, sus posibles consecuencias y las medidas a adoptar para reducirlas.

 

El Calentamiento Global y el Cambio Climático

El calentamiento global se refiere al aumento gradual de las temperaturas de la atmósfera y océanos de la Tierra. Según el último informe del IPCC para fines del siglo XXI, la temperatura global en superficie será superior en 1,5ºC a la del siglo pasado.

La comunidad científica asegura que hay un 90% de certeza de que el incremento de la temperatura se debe al aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero por las acciones del hombre, como la deforestación y la quema de combustibles fósiles como el petróleo y el carbón.

Los principales gases de efecto invernadero emitidos por los seres humanos son el dióxido de carbono (o gas carbónico, CO2) y el metano (CH4), que actúan bloqueando la disipación de calor terrestre en el espacio.

Según Greenpeace los potenciales efectos del calentamiento global y el cambio climático no serán uniformes en todo el planeta y variarán en intensidad y distribución, según la región. El cambio climático también supone un factor negativo en la capacidad de los ecosistemas para producir los bienes y servicios necesarios para el ser humano, como el abastecimiento de agua dulce, aire, alimentos, energía, salud y empleo.

Las consecuencias del aumento de la temperatura global, ya se están observando a nivel mundial:  cambios en el patrón y cantidad de las precipitaciones, expansión de los desiertos subtropicales, aumento de los niveles del mar debido a la pérdida de hielo en los glaciares, etc

 

¿Cómo afecta el cambio climático a los glaciares?

calentamiento global glaciares3

El proyecto Glackma (Glaciares, Criokarst y Medio Ambiente) fue puesto en marcha por el químico y doctor en Geología Adolfo Eraso, para el estudio del calentamiento global glaciares como indicadores naturales de la evolución del calentamiento global sobre el planeta.

La velocidad a la que se derrite el hielo polar no es casual. Según explica Eraso: “el hielo continental se forma a partir de la nieve. Cuando cae una nueva nevada sobre el hielo, queda aire retenido dentro en forma de burbujas, y estudiándolas podemos conocer cómo era la composición de la atmósfera cuando cayó la nevada en cuestión. Y como consecuencia hemos reconstruido el clima de la Tierra”.

“El dióxido de carbono de la atmósfera alcanzaba un mínimo en las épocas glaciares de 130 ppm (partes por millón). Llegó a 300 ppm por primera vez en 1910, y ha seguido subiendo debido a la actividad humana. Ahora ya hemos superado en valor promedio las 400 ppm y esto sigue aumentando de manera creciente”.

El Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) ha dado cuenta en su libro “Los glaciares de Alaska”, de que el 99% de los más de cien mil glaciares que ocupan la superficie de Alaska han reducido notablemente su extensión desde mediados del siglo XIX, considerando a los cambios producidos en el clima continental y marino responsables de este retroceso del hielo.

La tecnología satelital también ha permitido a la NASA saber que el calentamiento global glaciares también está afectando al sur de Chile. El glaciólogo Eric Rignot, del Jet Propulsion Laboratory comenta que “los glaciares de la Patagonia experimentan algunos de los adelgazamientos más espectaculares del mundo por unidad de superficie”, superando a Alaska, Islandia o Groenlandia. Por ello, los científicos ya están realizando estudios para analizar este retroceso tan alarmante.